Estela Martín, DirCom & RSC de SincroBS

Entrevista a Estela Martín, DirCom & RSC de SincroGo: “El mensaje más poderoso sería para los padres y madres de las niñas: la igualdad empieza en casa”

Compartir este contenido

La influencia de los medios de comunicación en la vida contemporánea resulta tan importante que las empresas, las instituciones públicas y privadas, así como las organizaciones de cualquier tipo, han debido de poner una atención especial en los “comunicólogos” y/o profesionales de la comunicación, considerando que las estrategias de comunicación son el núcleo fundamental para el éxito de cualquier proyecto.

El conocimiento y la información son extremadamente poderosas. Esta afirmación representa una verdad grande como un templo. Y para eso, hacen falta profesionales que independientemente del área en la que desempeñen el trabajo, será el de proporcionar al mundo informaciones y mensajes claros. Para que esto sea posible, aparte de necesitar muchísima creatividad, capacidad de análisis, un sentido claro de la ética y disciplina, se necesita una pizca efectiva de liderazgo de opinión.

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante”, así comentaba Oscar Wilde. Bajo esta perspectiva, si analizamos la vocación profesional para el mundo de la comunicación y la convergencia en el de dos líneas paralelas, el periodismo y la pasión por el derecho, nos encontraríamos con Estela Martín, DirCom & RSC de SincroGo.

Estela, estudió periodismo por vocación, se apasionó al mundo del derecho laboral tanto que hoy en día hace de su amor vocacional su profesión. Empeñada en la lucha para que los empleados estén integrados en todas las decisiones empresariales bajo el concepto “People First”, firmemente convencida de que el Smart Working sea el futuro de las empresas y garantice un win-win entre compañías y empleados y embajadora de un mensaje de empowerment femenino e igualdad, Estela nos sorprende con su profesionalidad, sensibilidad y energía plasmada en sus respuestas…

«Tener una visión integral te permite llegar a un público muchísimo más amplio»

Empezamos por tres palabras fundamentales en tu vida profesional: derecho laboral, comunicación y periodismo jurídico. Coméntame como las aplicas a tu trabajo diario en SincroGo y cuáles son los aspectos profesionales que más te motivan a realizar tu trabajo con precisión y pasión.  

En mi caso se aplica perfectamente la frase de Confucio: “elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Cuando empecé mi carrera profesional, nunca pensé que podría aunar en un mismo trabajo el periodismo, el derecho y la comunicación.

En SincroGo he encontrado el campo perfecto para hacerlo. Desde aplicar diariamente mi gran pasión, que es escribir (en este caso, sobre temas laborales y de recursos humanos y es una pena que el periodismo jurídico en España esté tan poco desarrollado), hasta el asesoramiento y la comunicación tanto interna como externa (posicionamiento en redes sociales, difusión de la marca).

Periodismo y derecho. Dos ramas paralelas que se han cruzado por tu camino académico. ¿Qué te llevas de la una y de la otra en tu día a día? ¿Cómo crees que ha cambiado tu visión de periodista haber profundizado aspectos legales?

Estudié periodismo por vocación (quise ser periodista desde muy pequeña) y derecho porque me atraía el campo jurídico y los temas legales. En mi caso, ambas titulaciones se compenetran la perfección. Es difícil escribir sobre temas legales (en mi caso, sobre todo laborales) sin tener una formación jurídica. Y por el otro lado, resulta a menudo difícil entender a muchos abogados cuando escriben, al hacerlo de una manera excesivamente formalista y técnica.

Tener una visión integral te permite llegar a un público muchísimo más amplio. Se puede escribir de forma coloquial, entendible y al mismo tiempo rigurosa. En cuanto a la comunicación, haber estudiado periodismo te brinda unas herramientas muy interesantes a la hora, por ejemplo, de participar como ponente en foros, conferencias…

«Es un inmenso error plantear el teletrabajo como una guerra entre empresas y empleados»

“People First” se puede considerar tu lema y  lo que caracteriza tu pasión para la dirección estratégica de RRHH. Explícanos el concepto más a fondo.

People First es poner a las personas en el centro de la toma de decisiones. En el plano de la dirección estratégica de personas significa convertir a los empleados en el principal stakeholder de tu política de RSC.

No se puede (o mejor dicho, se puede pero no se debería) tomar decisiones respecto a tu plantilla sin tener en cuenta el doble prisma laboral (normativa  & jurisprudencia) y de dirección estratégica de personas. Y esto, en un momento en que la Covid-19 ha supuesto un varapalo para muchas compañías, debería tenerse presente más que nunca.

También para llevar a cabo medidas difíciles como un ERTE o un despido colectivo, hay que tener presente el principio de People First: explicar las razones, cuidar exquisitamente el proceso de desvinculación, si éste es necesario, adoptar medidas primero en la cúpula directiva (por ejemplo, a la hora de reducir o congelar salarios o bonus…) y, por descontado, respetar escrupulosamente el marco laboral.

Bajo esta óptica, ¿Cómo consideras que deberían de tomarse las decisiones a nivel empresarial? Nos gustaría que nos ofrecieses tu visión global.

Por mi experiencia, en España existe a nivel general una falta de visión integral y un choque de trenes entre la parte laboral (normativa & jurisprudencia) y la de dirección estratégica de RRHH.

Un buen ejemplo lo tenemos en la futura Ley del Teletrabajo (se acaba de difundir el Texto del Anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia). En mi opinión, es un inmenso error plantear el teletrabajo como una guerra entre empresas y empleados o reducirlo a “quién paga los costes”. Aún siendo deseable un marco laboral más claro, el smartworking solo funciona realmente y aporta excelentes resultados cuando existe un estilo de liderazgo basado en la confianza, la autogestión del tiempo y los sistemas de dirección por objetivos.

Hay empresas que defraudan, sí, y la Inspección debería ser implacable, pero ninguna ley cambia el estilo de liderazgo de una compañía. Y en este sentido, el teletrabajo no es un problema laboral, sino de dirección estratégica de personas.

«El smartworking requiere, sobre todo, un liderazgo basado en la confianza»

Es cierto que la pandemia ha revolucionado nuestro estilo de vida sobre todo a nivel laboral  obligándonos a adaptarnos al smartworking. ¿De qué manera esta nueva forma de trabajar puede convertirse en una estrategia win-win tanto para el empleado como para la empresa? 

Lo que hemos durante la Covid-19, en la mayoría de casos, no ha sido un teletrabajo “real”; ha sido más bien una trampa y se ha basado, en muchas empresas en: “coge un ordenador y haz lo que puedas”.

El smartworking requiere dotar a los empleados de unos medios y unos recursos, garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos, unos protocolos y, sobre todo, un estilo de liderazgo basado en la confianza, la autonomía, la autogestión del tiempo y la dirección por objetivos.

Dicho esto, hay que tener también presente que no todos los puestos permiten teletrabajar ni tampoco (aunque suene impopular decirlo) a todos los empleados les gusta el teletrabajo ni todos están preparados para esa forma de trabajo. También hay que diferenciar un trabajo 100% en remoto de un sistema mixto.

Liderazgo, smart working, mujeres y conciliación profesional y personal. ¿Qué me comentas?

Todos los términos que comentas están directamente relacionados y funcionan como un puzle. Si una empresa es capaz de encajar todas las piezas será más competitiva, tendrá un mejor clima laboral y una política real (y no de PowerPoint) de igualdad y RSC.

Las empresas deben ser muy conscientes de que las nuevas generaciones buscan organizaciones con las que sentirse identificadas en valores. La igualdad, la conciliación, un estilo de liderazgo integrador, el smartworking… son polos de atracción y fidelización del talento.

En cuanto a la conciliación en particular, todos (hombres y mujeres) queremos conciliar y por muy distintas razones (en mi opinión, todas igual de válidas): formativas, por cuidado de hijos o familiares dependientes, por cuidado de una mascota o, sencillamente, por querer tener más tiempo de ocio o dedicarlo a nuestros hobbies.

Estoy firmemente convencida de que las empresas que vean la conciliación y el smartworking como una inversión y no como un coste ganarán la batalla por el talento.

Si tuvieses que dejar un mensaje a las generaciones futuras, sobre todo a las niñas, ¿Cuál sería?

Que no se pongan límites. Que luchen por conseguir sus sueños y que no consientan que nadie les diga “esto no lo puedes hacer”, “esto no es conveniente para ti” o aún peor: “esto no es para chicas”. En definitiva, que sean lo que ellas quieran ser (ingenierías, empresarias, periodistas, emprendedoras…) y no lo que se supone que deben ser o que más les conviene ser.

Aunque creo que el mensaje más poderoso sería para los padres y madres de esas niñas: la igualdad empieza en casa.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Ver más

  • Responsable: David de Matías Batalla.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.