análisis financiero para emprendedores

Análisis financiero para emprendedores: objetivo, el largo plazo

Compartir este contenido

Muchas son las ideas de negocio y proyectos de emprendimiento que surgen en un año, una persona de promedio puede generar, incluso de manera inconsciente, mínimo de 1 a 10 ideas de negocio al cabo de un mes. De aquellos valientes que se deciden a llevarlas a cabo muy pocos sobreviven y esto se debe a dos cuestiones: falta de planificación y sobrevaloración dejando al lado la sostenibilidad financiera del proyecto. Es decir, un adecuado análisis financiero para emprendedores.

Es muy importante contar con la ilusión en un proyecto pero no nos debemos dejar de llevar por ella y caer en sobreestimaciones. Al principio toda idea de negocio, entendiblemente, están ‘obsesionadas’ por la obtención rápida de beneficios e ingresos. La realidad no es así, según lo enseñado en todas las grandes escuelas de negocio y universidades del mundo esto no ocurre siempre.

En el primer año y/o según el proyecto o idea de negocio se encuentra en la fase de inversión y prospección del mercado por lo cuál no podemos exigir grandes niveles de rentabilidad, se estudia que en el primer o dos primeros años lo más normal es asumir pérdidas y no por ello un proyecto o idea de negocio no es rentable. Por todo esto, es necesario realizar un análisis financiero para emprendedores que sea objetivo y que asegure la solvencia y viabilidad en el largo plazo.

Primer paso del análisis financiero para emprendedores: un estudio objetivo del proyecto

Primer regla de oro: no empezar a lo loco. Por ello, y pese a las ganas e ilusión que tengamos por el proyecto es necesario estudiar a priori la viabilidad y solvencia del proyecto para no realizar un malgasto de recursos y endeudamiento el cuál se podría haber evitado.

VAN y TIR, los reyes del cálculo a priori de proyectos

En todas las carreras de economía, finanzas y administración y dirección de empresas se estudian dicho indicadores los cuáles mediante una fórmula básica se consigue estima de una manera muy objetiva la solvencia y rentabilidad futura del proyecto. Además, podemos realizar los cálculos con infinidad de posibilidades cambiando las variables para poder obtener datos objetivos del proyecto en distintos escenarios (optimista, pesimista, neutral…).

El VAN, o valor actual neto se encarga de actualizar los flujos de caja esperados al tipo de interés correspondiente para tener en cuenta la inflación o rentabilidad requerida y descontando la inversión inicial.

Qué es el valor actual neto? - IONOS

La TIR, o tasa interna de retorno es la encargada de calcular la media geométrica de los rendimientos futuros esperados de dicha inversión, y que implica por cierto el supuesto de una oportunidad para «reinvertir». Haciendo el VAN , lo que obtenemos es la rentabilidad mínima por cuál el proyecto comienza a ser viable, y por tanto sostenible en el largo plazo.

Tasa Interna de Retorno (TIR): definición, cálculo y ejemplos - Rankia

Segundo paso del análisis financiero para emprendedores: control y mantenimiento de la sostenibilidad

Una vez hemos comprobado de manera objetiva que nuestro proyecto es viable y lo hemos puesto en marcha, lo que debemos de realizar es un análisis diario o semanal sobre la situación financiera real del negocio para estudiar su salud y poder realizar correcciones antes de que sea demasiado tarde.

Este análisis se puede realizar de dos maneras: mediante la fijación de objetivos y su medición con respecto a la consecución mediante cuadros de mando integral como comentamos en artículos anteriores sobre la metodología Kanban para proyectos sostenibles. Otra de las maneras es realizar de manera periódica el cálculo de distintos ratios financieros como pueden ser el ratio de solvencia, liquidez, fondo de maniobra…

Los cuales nos permiten conocer la salud de la entidad y la posibilidad de afrontar pagos y dificultades en el corto plazo asegurando la sostenibilidad en el largo plazo. Dichos ratios los puedes encontrar disponibles aquí, Además es necesario conocer el periodo de maduración financiero para obtener una imagen fiel y actualizada de las peculiaridades temporales de cada negocio. Este es otro de los puntos que no puede faltar en un análisis financiero para emprendedores.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable David de Matías Batalla.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.