claves del liderazgo y gestión de empresa

Comprendiendo el liderazgo y la gestión de empresa

Compartir este contenido

El liderazgo puede definirse como el arte de motivar a la gente a moverse y actuar hacia un objetivo, visión o proyecto compartido. También puede definirse como una conversación y no un monólogo, ya que un líder es, por definición, alguien que tiene seguidores. Así que veamos cómo es el liderazgo y gestión de empresa.

De acuerdo con el modelo de liderazgo situacional publicado por Medium hay cuatro estilos:

– El estilo de director, con un alto énfasis en la dirección de las personas y una alta responsabilidad en los resultados.

– El estilo Coach se centra en apoyar a las personas, así como en dirigirlas.

– El estilo de apoyo, que pone sus esfuerzos en apoyar a las personas mucho más que en dirigirlas.

– Estilo delegado, usado por alguien que asume la responsabilidad de la tarea, pero el trabajo real es llevado a cabo por otra persona.

Estilos de liderazgo y gestión de empresa

Cada uno de nosotros tiene un estilo que se siente más cómodo para adaptarse, pero debemos recordar que las diferentes situaciones y circunstancias pueden necesitar un cambio en el estilo de dirección. Por ejemplo, indica el artículo de Medium «el estilo de director podría ser genial para dirigir a los nuevos empleados, mostrarles las cuerdas de la organización, pero podríamos encontrar que el estilo de delegar es más efectivo y ahorra tiempo a los miembros del equipo que tienen más experiencia».

El liderazgo de servicio es una forma alternativa de ver el liderazgo y gestión de empresa, y ha existido desde los años setenta. Este se centra en asegurar que los empleados de una organización -las mismas personas que siguen al líder- «alcancen sus metas y objetivos en la vida, a través de su trabajo en la organización». Así, el medio apunta que «un líder servidor es aquel que se pone a sí mismo y su ego a un lado y pone toda su energía y esfuerzos en crear el mejor ambiente posible para los miembros de su equipo».

Aunque parezca una forma poco convencional de hacerlo, prosigue Medium, los estudios han demostrado «que un líder-siervo es capaz de conseguir un nivel de compromiso mucho más alto del equipo que el tradicional». ¿Por qué sucede esto? En su opinión, porque el líder servidor «compromete los corazones de la gente así como sus mentes, creando un vínculo más profundo entre ellos».

Prácticas de liderazgo comunes al éxito

Prosigamos, ahora con el hecho de que James Kouzes y Barry Posner identificaron 5 prácticas que deberían formar parte del conjunto de habilidades de un líder:

La primera es «desafiar el proceso», porque un líder siempre está buscando innovación, nuevas y mejores formas de hacer las cosas, para ahorrar dinero, tiempo y un montón de otros recursos. Es fundamental desafiar el proceso con el que se llevan a cabo las tareas, para que pueda ser mejorado constantemente.

La segunda es «inspirar una visión compartida», como mencionamos anteriormente, un líder es alguien que tiene seguidores, y para lograr que la gente lo siga, debe tener una visión clara de los objetivos y metas que quiere alcanzar, y «venderla» al equipo para que actúe conscientemente hacia algo que entiende y en lo que cree.

El tercero, según el texto original de Patrizio Milione, es «permitir a otros actuar», y es bastante auto-explicativo. Una vez que creas un equipo con una visión compartida, tienes que darles las herramientas necesarias para operar hacia esa visión.

La cuarta práctica es «modelar el camino», que puede explicarse como mostrar a otros qué hacer y cómo hacerlo. Para lograr los objetivos, un líder necesita planes operacionales, una lista de cada uno de los pasos necesarios para traducir la visión compartida en realidad.

La quinta y última práctica es «alentar al corazón». Esta es probablemente la más difícil de llevar a cabo, ya que cada miembro del equipo es diferente de los demás y por lo tanto tiene una forma diferente de ser animado. Es importante que un líder dé reconocimiento cuando corresponde, y siempre debe hacerlo de manera genuina, ya que un cumplido falso puede dañar la relación de confianza entre ellos y el miembro del equipo.

Las diferencias entre el líder y el gestor

Las diferencias entre un gerente y un líder son varias al abarcar la cuestión del liderazgo y gestión de empresa, según se publica en la fuente original en la que se basa este artículo. Tanto los líderes como los gerentes son esenciales para alcanzar las metas y objetivos de una organización. Así que se puede definir la gestión como hacer las cosas bien, y el liderazgo como hacer las cosas bien. En este sentido, un gerente se ocupará de aspectos como la planificación, la dotación de personal, el presupuesto y la resolución de problemas, centrándose en el corto plazo y proporcionando resultados tangibles; un líder, en cambio, se centrará en el largo plazo, en los miembros del equipo y en su bienestar dentro de la organización, la motivación de los empleados y asegurándose de que el equipo esté alineado con la misma visión.

Aunque hay varios tipos de pensamiento, el autor del texto de Medium discute dos de ellos: el pensamiento direccional y el pensamiento consecuencial. «El pensamiento direccional es el proceso de pensamiento que establece una dirección. Consiste en dos pasos, una oportunidad de establecer una dirección (DSO), una oportunidad que se te da arbitrariamente o se crea intencionadamente, y una decisión de establecer una dirección (DSD), el momento en el que cambias la vieja dirección por una nueva», afirma.

Y añade el siguiente párrafo: «Hay diferentes técnicas que uno puede usar para crear este cambio de dirección. La primera es «cambios de paradigma». Stephen Covey lo explicó muy bien con un ejemplo: estaba en un tren subterráneo un domingo por la mañana temprano, luego un padre subió al vagón con sus hijos llorando y gritando. La reacción de todos fue enfadarse y resentirse, pero cuando el comportamiento de los niños llamó la atención del hombre, explicó que acababan de enterarse de la muerte de su madre, su esposa».

Nuevas técnicas: reencuadre o pensamiento consecuencial

«El cambio de paradigma aquí ocurrió, según Milione, cuando la nueva información «cambió la ira y el resentimiento de los pasajeros con compasión y simpatía hacia los niños ruidosos». Otra técnica se llama «mapeo mental». Siempre que hay una tarea, nuestros pensamientos sobre qué elementos necesitamos y cómo usarlos no siempre nos llegan de forma lineal, por lo que es útil enumerarlos para crear un mapa que podamos seguir para completar la tarea, afirma. Y prosigue con una técnica más que podemos usar para tomar la nueva dirección, que es el «reencuadre». «Cuando estamos atascados con algo o tenemos una percepción negativa de una persona o situación, el reencuadramiento puede darnos una nueva perspectiva y nuevas percepciones, de modo que podamos tener las herramientas adecuadas para hacer un DSD», señala.

El «pensamiento consecuencial», sigue el autor, puede describirse como el proceso de identificación de todos los riesgos vinculados a una acción, y luego la decisión de tomar o no esa acción. «Pensamos en las consecuencias de una determinada acción y luego decidimos si estamos dispuestos a asumir los riesgos y los diferentes resultados. Muchos factores podrían influir en esta decisión y podemos utilizar algunos principios éticos básicos para ayudarnos a decidir, como el equilibrio y la equidad de esa decisión, su legalidad, así como los costos y beneficios, los pros y los contras de esa decisión», asegura.

El liderazgo y gestión de empresa desde sus raíces

Llegamos a la recta final de este tema, el liderazgo y gestión de empresa. Según Milione, «creemos que la influencia es el núcleo del liderazgo y gestión de empresa, la eficacia de un líder se basa absolutamente en su capacidad de influir en los demás». Sin embargo, hay que tener claro que un líder es alguien que crea una visión compartida dentro de un equipo y «por lo tanto debe ser capaz de influir en ellos para que compren esa visión y luego trabajen en ella». Cada miembro de un equipo (o cada persona del planeta, a escala) está influenciado por diferentes factores, por lo que un líder debe considerar una gama bastante amplia de estrategias para influir. Robert Cialdini, tal y como menciona el autor del texto original de Medium, ha identificado seis.

La primera es la «reciprocidad», la obligación que sentimos de devolver algo hecho por nosotros, como las felicitaciones de cumpleaños. Luego está el «compromiso», que se refiere a la presión interna y externa que sentimos para lograr algo una vez que nos comprometemos a ello. «Prueba social» es una estrategia de influencia basada en las cosas que la mayoría de la gente hace.

Otra estrategia para influenciar a los demás es la «simpatía», afirma, porque como humanos, tenemos una forma de decidir si nos gusta algo o alguien en cuestión de segundos desde la primera interacción, y obviamente estamos inclinados a ser influenciados por algo o alguien que nos gusta, en lugar de algo que no nos gusta. La «autoridad» es otra estrategia de influencia, la quinta de hecho, ya que tendemos a confiar en alguien que tiene una posición de autoridad, podemos usar como ejemplos a médicos, policías y profesores. La última de las estrategias de influencia identificadas por Cialdini es la «escasez», refiriéndose a la necesidad imperiosa que sentimos de abastecernos de cosas que sabemos que son escasas.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable David de Matías Batalla.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.