cómo optimizar un perfil de Linkedin para personas y cuentas de empresas

Consejos para optimizar un perfil de LinkedIn para empresas y profesionales

Compartir este contenido

La máxima de que las empresas no deben tener perfiles o cuentas en todas las redes sociales, sino solo en aquellas que les permitan cumplir sus objetivos de negocio, también vale para las personas. Eso sí, nadie duda de que tener un perfil en LinkedIn si somos profesionales de algún sector o un negocio es muy importante. De ahí que en el presente artículo expliquemos cómo optimizar un perfil de LinkedIn de manera correcta.

Para poder hacerlo, debemos tener en cuenta que cada red social tiene sus propias características, no todas valen para lo mismo. Por poner dos ejemplos muy claros: mientras que Instagram es una red social en la que prima lo visual y la creatividad, LinkedIn es una red social profesional, en la que se puede ser creativo, pero donde prima dar relevancia a los conocimientos laborales de cada persona.

Como estamos hablando, además, de una plataforma tanto para empresas como para trabajadores, no podemos escribir este artículo sin estas diferencias. Así que vamos a explicar cómo optimizar un perfil de LinkedIn para los dos tipos de opciones. ¿Cómo debe ser una cuenta de empresa en LinkedIn? ¿Y cómo se debe crear un perfil profesional de LinkedIn por parte de una persona?

¿Por qué es importante tener una cuenta de LinkedIn?

Respondamos en primer lugar a esta pregunta: tener una cuenta de LinkedIn es necesario en la actualidad para toda empresa y trabajador que quiera establecer conexiones empresariales. Pero no basta solo con tener el perfil y optimizarlo, sino que la base del éxito en LinkedIn está en la participación, tanto de las empresas como de los empleados o profesionales.

De esta manera, conseguiremos incrementar nuestro Social Selling Index (SSI), un índice que mide la eficiencia de las acciones que tanto empresas como personas tienen en LinkedIn. ¿De qué vale tener el perfil de LinkedIn perfecto si somos una isla en medio del océano, si no participamos, si no hablamos con el resto de la comunidad, si no fomentamos el debate?

La importancia de Linkedin para los trabajadores

El hecho de participar en discusiones y conectarse con otras personas nos dará relevancia. Si nuestras opiniones están bien fundadas y demostramos nuestra valía, será fácil que se fijen en nosotros. Además, claro está, de estar atentos a las funcionalidades de búsqueda de trabajo de las empresas, nuestra información académica y experiencia laboral, aptitudes de trabajo y recomendaciones de terceros, o segmentación de hashtags para obtener actualizaciones de temáticas que nos interesen.

Y también es una buena posibilidad, pero teniendo cuidado al hacerlo para no hacer lo que se llama spam, de buscar trabajo u ofrecer nuestros servicios. En este sentido, creo que la mejor estrategia no es “vendernos” directamente al conectar con otra persona y estar ya en su lista de contactos. Lo orgánico funciona mejor que, a primeras de cambio, ofrecer nuestro servicio y querer ganar dinero. Eso puede generar mucho rechazo y hay que tener cuidado para que nuestra reputación no se vea afectada.

Por qué una empresa debe tener una página

En segundo lugar, una cuenta de empresa en LinkedIn es tan importante como tener un sitio web propio. Es, dentro del mundo profesional, una ventana al mundo (como dice Kennet Malmcrona de la Cierva, responsable de LinkedIn Marketing Solutions en España e Israel) y abre buenas oportunidades de negocio si la optimizamos con toda la información de manera correcta.

Igualmente, tener un perfil de LinkedIn perfecto si somos una empresa nos permite una visión clara y resumida de nuestra actividad económica, logros, directivos y empleados (que tengan perfil propio), ofertas de trabajo, publicaciones… Es decir, mostrar a todos los visitantes interesados en nuestra marca qué somos, qué hacemos, qué valemos.

Por eso, da igual que seamos una persona o un negocio: una vez que lo tenemos creado, ¿qué pasos hay que seguir para optimizar un perfil de LinkedIn?

Cómo optimizar un perfil de LinkedIn si somos un trabajador

Las características de un perfil personal son diferentes a las de una cuenta de empresa, por lo que hay que conocer y valorar las diferencias para tener un buen perfil de LinkedIn. En primer lugar, veamos cómo debemos cuidar nuestra cuenta de LinkedIn si somos trabajadores o profesionales. Comenzando por personalizar la URL de LinkedIn para que sea limpia, clara, evitando números o caracteres extraños y basándonos en que esté compuesta por nuestros nombres y apellidos. Este consejo también es válido para las cuentas de empresas.

Y sin olvidar mencionar que podemos crear publicaciones originales o artículos sobre cuestiones que dominemos, así como incluir encuestas u otros tipos de textos intentando que el resto de usuarios interactúen con nosotros.

Fotografía de perfil y de portada

Lo primero que vemos en una página o perfil personal de LinkedIn es la fotografía de perfil y de portada del usuario. Como esta es una red social profesional, las dos deben mostrar quiénes somos en el terreno laboral, no podemos usar fotografías de mala calidad o que no tengan nada que ver con nuestra actividad.

Además de que deben tener la resolución apropiada (aplicaciones y herramientas como Canva permiten hacer diseños de fotografías con la resolución/tamaño para cada red social, incluyendo LinkedIn), deben ser fotos “serias”. El rostro de la persona debe estar visible, por lo que hay que olvidarse de subir una fotografía con gafas de sol, por ejemplo. 

Y, aunque sea una obviedad, mejor evitar fotografías en fiestas, vacaciones, en la playa o en cualquier situación o ámbito que no sea profesional.

Datos de la presentación

En segundo término, para optimizar un perfil de LinkedIn debemos completar los datos de la presentación, la información que aparece debajo de la fotografía de perfil y la portada. Debe ser clara, evitando demasiados datos que al final impidan conocer a qué nos dedicamos o para qué empresa/empresas trabajamos.

Estos son el nombre y apellidos (incluyendo la pronunciación en la app móvil); pronombres de género, el titular (lo más importante de nuestra actualidad laboral); el puesto actual en el que trabajamos; el sector profesional al que nos dedicamos; la formación académica más destacada, dónde vivimos; y la URL del perfil.

A continuación tenemos la opción ‘Acerca de’, donde podemos extendernos mucho más si queremos para explicar quiénes somos, cuál es nuestra formación académica y profesional, las empresas para las que hemos trabajado, nuestros retos de futuro, personalidad y forma de trabajar… En este punto podemos ser muy creativos para llamar la atención y captar el interés de los visitantes.

Destacado

¿Queremos destacar algo de nuestro trabajo? El apartado ‘Destacado’ de una cuenta de LinkedIn es un buen lugar, donde podemos incluir algún tipo de publicación destacada que tengamos en nuestro muro. O algún documento, como puede ser un Curriculum Vitae. Este punto de información destacada es muy valioso, por ejemplo, para incluir nuestros proyectos más importantes o una selección del portafolio, por citar dos ejemplos.

Experiencia laboral

El siguiente punto para optimizar un perfil de LinkedIn en el caso de los trabajadores es incluir toda la información que queramos sobre nuestra experiencia laboral. La información consiste en el nombre de la empresa, el puesto desempeñado, la duración, el lugar y las tareas realizadas. Un buen resumen que nos dará visibilidad y permitirá a los visitantes de nuestro perfil un repaso resumido de nuestra trayectoria profesional.

Lo lógico es incluir, seguro, las empresas más importantes en las que hayamos trabajado. ¿Conviene incluir todos los trabajos que hemos tenido? Esta pregunta tiene una doble respuesta, con sus ventajas y desventajas: sí, porque a fin de cuentas es nuestra experiencia en el mundo de la empresa; o no, porque algunos trabajos, si son de corta duración, puede ser contraproducente, sobre todo si encadenamos un trabajo tras otro, pudiendo dar la sensación de inestabilidad laboral.

Es obvio que no todo el mundo tiene la suerte de trabajar muchos años en una misma empresa, ya sea en el mismo puesto de trabajo o en diferentes. Pero si incluimos muchos puestos de trabajo en nuestra cuenta de LinkedIn, el visitante puede tener la sensación de que no somos capaces de mantenernos en un mismo puesto mucho tiempo. Lo cual puede ser porque tenemos mala suerte, porque son trabajos temporales o porque realmente somos inestables laboralmente hablando.

Por lo tanto, incluir o no toda la experiencia laboral al optimizar un perfil de LinkedIn no tiene una respuesta segura, no hay que caer en el maniqueísmo. Dependerá de nuestra decisión, es absurdo creer que la estabilidad laboral existe para todo el mundo, siempre se cambia de trabajo en las diferentes etapas de la vida y la estabilidad es complicada de conseguir, aunque seamos buenos. Tan malo puede ser incluir 30 puestos de trabajo que seleccionar solo los más destacados y que haya años vacíos, en los que parece que no hemos hecho nada.

Educación o formación académica

Un perfil profesional de LinkedIn debe incluir también la información más completa posible de nuestra educación o formación académica. Si no queremos, no es necesario llegar al punto de decir en qué colegio o instituto hemos curso los primeros estudios (el segundo sí, por ejemplo, si hemos sido estudiantes de FP), pero la formación universitaria o de grado superior sí.

También es muy recomendable mostrar la información de cursos especializados que hayamos realizado, la actualización de la formación es fundamental y no podemos dejar de aprender. Y no solo eso, sino de mostrar qué aprendemos y dónde. Esa visibilidad dará valor a nuestro perfil profesional, demostrará que no dejamos de aprender, de adaptarnos a la realidad del entorno laboral de nuestro sector, que somos inquietos y que queremos mejorar día a día.

Licencias y certificaciones

En relación con el punto anterior, optimizar un perfil de Linkedin también exige incluir información relativa a las licencias y certificaciones que hemos conseguido a lo largo de nuestra vida. Esto va desde certificaciones de marketing digital hasta licencias o carnets de conducir si trabajamos en el mundo de la logística. 

Si trabajamos en el sector alimentario, por ejemplo, deberemos tener licencias de manipulador de alimentos. Y hay muchos otros casos, todos más o menos generales o específicos de nuestro sector. Por lo que en nuestra cuenta de LinkedIn deberemos mostrar todas las licencias y certificaciones que tengamos.

Proyectos

A lo largo de nuestra vida es probable que hayamos trabajado en colaboraciones o tengamos proyectos propios. Si es así, merece la pena incluirlos, con datos que resuman nuestra participación y enlaces a los sitios web de dichos proyectos. 

Como LinkedIn permite incluir bloques de información, además de los proyectos también podemos incluir alguno relativo a reconocimientos o premios que nos hayan otorgado.

Idiomas

Es mentira que haya que saber idiomas para poder trabajar en cualquier empresa o puesto. Pero sí en muchos, y dado que LinkedIn es un buen escaparate, si además de la lengua materna sabemos hablar otras, dicha información (idioma y nivel) debe constar.

¿Cómo pretendemos que una empresa o directivo internacional que busca un diseñador gráfico nos contrate si no demostramos no solo que sabemos diseñar, sino que hablamos inglés u otro idioma? No nos olvidemos de incluir los idiomas, por lo tanto, al optimizar un perfil de LinkedIn.

Y hablando de idiomas, precisamente, es muy recomendable, si queremos exposición o buscar trabajo en otros países, completar el perfil en otro idioma al nativo. De esa manera tendremos más opciones de que nos encuentren en otros países. Pero si nuestro interés es únicamente en un mercado o país concreto, el de nacimiento, o al menos de habla similar, no será 100% necesario el uso de otros idiomas tanto para cargos como para el contenido en sí.

Pasos para optimizar un perfil de LinkedIn de empresa

Después de haber detallado la manera de completar de la mejor manera posible un perfil profesional de LinkedIn, ahora vamos a centrarnos en cómo hacerlo para las empresas. Como hemos mencionado antes, las funcionalidades e información es diferente, pero debe ser tratada de forma minuciosa igualmente.

Si eres el encargado de gestionar una cuenta de empresa en LinkedIn, esto es lo que debes saber. Empezando por el hecho de que es necesario contar con páginas de empresas en diferentes idiomas adaptadas a cada mercado en el caso de que la compañía opere en diferentes países.

Fotos de perfil y portada

Comenzamos con los dos mismos elementos de la cabecera de cuenta personal: los perfiles de empresas en LinkedIn también deben tener una fotografía de perfil y de portada. Lo habitual es que la fotografía de perfil, la más pequeña, sea el logotipo o isotipo de la compañía. 

Mientras que las opciones para la fotografía de cabecera pueden variar: desde la sede principal hasta fotografías de empleados trabajando, fotos de una entrega de premios en las que haya galardonado a la compañía… La cuestión es ofrecer un impacto visual positivo que dé la mejor imagen posible de la empresa a quien visita la página corporativa.

Información de la página

Una compañía tiene un leitmotiv, una razón de existencia, una localización (física u online, tanto de la sede central como de su propia actividad) una necesidad de los consumidores que quiere cubrir, un nicho de mercado… Todo eso es lo que, de manera resumida, hay que indicar en la información de la página, justo debajo de la cabecera. 

Incluso podemos añadir el slogan de la empresa, bien el que sea tenga de manera habitual o el de la campaña de marketing o promoción actual.

Apartado ‘Acerca de’

Como en el caso de los perfiles profesionales, optimizar un perfil de LinkedIn al tratarse de páginas de empresas requiere completar el apartado ‘Acerca de’. Lo que hemos resumido en el apartado anterior, podemos y debemos hacerlo más extenso ahora, explicando qué tipo de empresa somos, los años de experiencia, algunos logros importantes, los objetivos empresariales…

En este punto hay que tener en cuenta que hay que ofrecer toda la información de contacto que queramos que se conozcan. Por ejemplo, faltaría más, el sitio web, teléfonos de contacto, el sector económico, el tamaño de la empresa (número de empleados y cuántos tienen perfil en LinkedIn), la sede principal (incluyendo un mapa y las formas de llegar), el año de fundación y las especialidades de su actividad comercial.

Ofertas de empleo

Para publicar ofertas de empleo, las empresas tienen diferentes canales: desde un apartado propio en su sitio web hasta plataformas, portales y webs de búsqueda de trabajo como Indeed, Infojobs o Domestika. Y también una cuenta de empresa en LinkedIn, ya que esta consta de un apartado llamado ‘Empleos’.

Por ello, el administrador o administradores de una página de empresa en LinkedIn debe, en contacto con Recursos Humanos, publicar aquí las ofertas de trabajo. La información deberá ser clara y detallada en la medida de lo posible, con la información básica de lo que ofrece y de lo que pide a los candidatos. Para muchos es posible que incluso el contacto directo con la empresa por medio de estas ofertas de trabajo sea más fiable que otros portales de empleo (y viceversa), tengámoslo en cuenta.

Personas

El proceso de optimizar un perfil de LinkedIn también conlleva, en el caso de los negocios, fomentar que sus empleados tengan una cuenta en la red social. De esta manera, al completar su propio perfil profesional, facilitaremos que en los perfiles de empresas en LinkedIn aparezcan todos los trabajadores de la compañía.

¿Para qué es útil esto? Entre otras cosas, para dar visibilidad y relevancia a los empleados, que acaban siendo o deberían ser los primeros embajadores de la empresa. Y de cara a realizar networking, siempre es interesante para los usuarios de LinkedIn contactar con compañeros de empresa de los contactos ya establecidos.

No nos olvidemos de esto: LinkedIn es el lugar perfecto para mostrar nuestros conocimientos y participar en discusiones y conversaciones de carácter laboral, ampliando nuestra red de contactos tanto como deseemos.

Conclusiones sobre por qué y cómo optimizar un perfil en LinkedIn

Para finalizar el artículo, debemos sacar algún tipo de conclusión de las ventajas que tiene optimizar un perfil de LinkedIn con la mayor información de calidad posible. Tanto para empresas como para empleados y desempleados, es vital tener un lugar en el que darse a conocer y tener un contacto directo con el resto del mundo de los negocios.

En el caso de las redes sociales, en unas lo que debe hacer una empresa es generar engagement, que los consumidores se acerquen a la marca, la conozcan y hasta la amen. Nadie duda de la importancia de Instagram como red social muy visual o del potencial de TikTok como plataforma de entretenimiento a la que se le puede sacar un buen rendimiento económico. O de Twitter para generar mensajes más directos. O Pinterest para mostrar la creatividad, sobre todo fotográfica.

Pero al hablar de plataformas o redes sociales laborales, LinkedIn es un must para empresas y personas. Por eso, debemos ofrecer lo mejor de nosotros mismos y optimizar el perfil de LinkedIn en todos los aspectos posibles. Y, además de tener una buena carta de presentación, nunca dejar de participar en esta comunidad, no estar aislados. Participar, participar y participar es la clave para que, con una buena cuenta o perfil como base, tengamos una mayor relevancia.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Ver más

  • Responsable: Jesús de Matías Batalla.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.