qué son los supermercados fantasma

Supermercados fantasma: qué son y cómo funcionan para gestionar pedidos online

Compartir este contenido

El mundo del comercio y en concreto el del comercio electrónico ha vivido un antes y un después con la pandemia de coronavirus. El cierre de las tiendas y el impulso de las ventas online ha supuesto la aparición de los supermercados fantasma, un nuevo tipo de establecimientos que han implementado algunas cadenas. 

¿Pero qué son los supermercados fantasma y cómo funcionan para la gestión de pedidos a domicilio? ¿Cuáles son sus características y cómo trabajan los empleados en este tipo de comercios? ¿Son todo beneficios en este tipo de superficies o también tienen algún tipo de desventaja?

En este artículo vamos a explicar de manera genérica qué son, cómo funcionan y, sin intentar prever si tienen mucho futuro o no, tratar de algunas cuestiones relativas a una nueva manera de vender productos por parte de los supermercados en España.

Qué son los supermercados fantasma

En primer lugar, vamos con la definición: se trata de supermercados sin empleados en caja, al que no se va a hacer compras como en cualquier tipo de mercado o tienda a las que estamos habituados, ni tampoco se compra y se paga después (pago aplazado). Su misión es, al contrario, gestionar en un lugar físico, donde hay estanterías y lineales llenos de productos, los pedidos online de los clientes.

De esta manera, en este tipo de supermercados, los trabajadores lo que hacen es gestionar los pedidos de las compras a domicilio o pedidos online. Reciben las notificaciones de los pedidos, cogen los productos que el comprador quiere, y lo mandan a la dirección donde este vive.

Ventajas y desventajas de los supermercados fantasma

Como cualquier tipo de actividad humana, los llamados supermercados fantasma tienen una serie de ventajas y desventajas, que vamos a resumir a continuación.

Ventajas

Estas son algunas de las ventajas de los supermercados fantasma y por qué son una buena alternativa a gestionar los pedidos online desde los supermercados tradicionales:

  • Este tipo de superficies permiten una gestión más rápida de los pedidos online de los consumidores, sin interrumpir el funcionamiento habitual de un supermercado.
  • Se trata de un lugar que permite aprovechar una tienda ya abierta y en la que tal vez no se reciben suficientes consumidores. En lugar de cerrar el local, la cadena de supermercados puede tener una tienda más pequeña solo para gestionar pedidos online. 
  • Es una alternativa, tal vez, a los despidos de trabajadores. SIguiendo la segunda de las ventajas, si en una tienda no se tienen beneficios, antes de cerrarla y si el tráfico de ventas online lo permite, se puede mantener abierta con algunos trabajadores.
  • Con una tienda específica para los pedidos online, la cadena de supermercados tiene la capacidad de dividir la logística y diferenciarla, optimizando los recursos.
  • Al ser únicamente para pedidos a domicilio, los envíos se pueden hacer más rápidos, sabiendo gestionar obviamente los balances y teniendo siempre disponibles los productos demandados.

Desventajas

Por el contrario, estas son algunas posibles desventajas de los supermercados fantasma:

  • Desde el punto de vista de gestión de la empresa, tener uno abierto supone estar seguro de que la demanda va a ser suficiente como para afrontar los gastos que conlleva. No solo los sueldos de los trabajadores, sino también los impuestos, facturas, etc..
  • Desde el punto de vista de los trabajadores, es obvio que se puede generar mucho estrés en el trabajo como consecuencia de la velocidad de los envíos. Si las empresas “venden” la velocidad como uno de sus puntos fuertes, prometiendo tiempos de entrega muy cortos, puede tener malas consecuencias en el bienestar de los empleados. Para la salud de los trabajadores, anteponer la velocidad de la entrega a su seguridad y confortabilidad, el perjuicio es una consecuencia a tener en cuenta.

Auge del comercio electrónico en España durante la pandemia

¿En qué momento se produce el surgimiento de este tipo de supermercados sin empleados en caja? Todos hemos tenido, de alguna u otra manera, que recurrir a las compras online durante la pandemia de coronavirus, sobre todo en los meses de confinamiento y restricciones de movilidad. En los momentos en los que solo estaban abiertos los supermercados, farmacias o establecimientos de primera necesidad, muchas personas comenzaron a comprar online, así que su presencia en el mundo del comercio es una alternativa a tener en cuenta para las cadenas.

Pero el comercio electrónico no es algo nuevo en España, aunque no tanto por las personas mayores, una parte importante de la población ya compraba online antes de la pandemia. Bien en las tiendas online de las marcas, bien en marketplaces como Amazon (aquí explicamos la estrategia de marketing de Amazon), Alibaba, eBay o El Corte Inglés u otros. 

El caso es que las compras online en todo tipo de plataformas (tiendas online, marketplaces o redes sociales, el llamado Social Selling, recientemente de hecho se ha anunciado la API de WhatsApp Cloud para que las empresas usen el almacenamiento de datos en la nube) ha propiciado diferentes cambios en las tiendas físicas.

No estamos hablando únicamente de los probadores virtuales para que podamos ver si una prenda de vestir es de nuestra talla en la propia web de la marca. Tampoco de la omnicanalidad, es decir, de la opción de comprar online y recoger en tienda, por poner un ejemplo. Sino incluso, como vemos, de un nuevo tipo de supermercados.

Los supermercados fantasma no sabemos si han venido para quedarse poco o mucho tiempo, aunque al menos conocemos cuáles son sus características, ventajas y desventajas. 

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Jesús de Matías Batalla.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.