La historia de Steve Jobs

¿Cuál es la historia de Steve Jobs? Apple como su seña de identidad

Compartir este contenido

Steve Jobs, cuyo nombre completa era Steven Paul Jobs, (nacido el 24 de febrero de 1955, San Francisco, California, EE.UU. – murió el 5 de octubre de 2011, Palo Alto, California), fue el cofundador de Apple Computer, Inc. (ahora Apple Inc.), y un carismático pionero de la era de las computadoras personales. La historia de Steve Jobs es ahora objeto de culto.

Jobs fue criado por padres adoptivos en Cupertino, California, ubicado en lo que hoy se conoce como Silicon Valley. Aunque estaba interesado en la ingeniería, sus pasiones de juventud variaban. Abandonó el Reed College, en Portland, Oregón, aceptó un trabajo en la Atari Corporation como diseñador de videojuegos a principios de 1974, y ahorró suficiente dinero para una peregrinación a la India para experimentar el budismo.

Los inicios de su historia: la creación de Apple

De vuelta en Sillicon Valley en el otoño de 1974, Jobs se reencontró con Stephen Wozniak, un antiguo amigo de la escuela secundaria que trabajaba para la Compañía Hewlett-Packard. Cuando Wozniak le contó a Jobs sus progresos en el diseño de su propia placa lógica para computadoras, Jobs le sugirió que hicieran negocios juntos, lo que hicieron después de que Hewlett-Packard rechazara formalmente el diseño de Wozniak en 1976. La Apple I, como llamaban a la placa lógica, fue construida en el garaje de la familia Jobs con el dinero que obtuvieron por la venta del minibús Volkswagen de Jobs y la calculadora programable de Wozniak.

Jobs fue uno de los primeros empresarios en comprender que la computadora personal atraería a un amplio público, al menos si no parecía pertenecer a una feria de ciencias de una escuela secundaria. Con el estímulo de Jobs, Wozniak diseñó un modelo mejorado, el Apple II, completo con un teclado, y se dispuso que se fabricara un elegante estuche de plástico moldeado para encerrar la unidad.

Aunque Jobs tenía el pelo largo y despeinado y evitaba las ropas de negocios, se las arregló para obtener financiamiento, distribución y publicidad para la compañía, Apple Computer, incorporada en 1977, el mismo año en que se completó la Apple II. La máquina fue un éxito inmediato, convirtiéndose en sinónimo del auge de las computadoras personales.

En 1981 la compañía tuvo una oferta pública de acciones que marcó un récord, y en 1983 hizo la entrada más rápida (hasta ese momento) en la lista de las 500 empresas más importantes de Estados Unidos. En 1983 la compañía reclutó a PepsiCo, Inc., al presidente John Sculley para ser su director ejecutivo (CEO) e, implícitamente, el mentor de Jobs en los puntos finos de la gestión de una gran corporación. Jobs convenció a Sculley de aceptar el puesto desafiándolo: «¿Quieres vender agua con azúcar por el resto de tu vida?» La línea fue astutamente efectiva, pero también reveló la creencia casi mésica de Jobs en la revolución informática, como recoge Britannica.

La historia de Steve Jobs: un hombre increíblemente genial

Durante ese mismo período, Jobs dirigía el proyecto más importante de la historia de la empresa. En 1979 dirigió a un pequeño grupo de ingenieros de Apple a una demostración de tecnología en el Centro de Investigación de Palo Alto (PARC) de Xerox Corporation para ver cómo la interfaz gráfica de usuario podía hacer que las computadoras fueran más fáciles de usar y más eficientes. Poco después, Jobs dejó el equipo de ingeniería que estaba diseñando Lisa, una computadora de negocios, para dirigir un grupo más pequeño que construía una computadora de menor costo.

Ambas computadoras fueron rediseñadas para explotar y refinar las ideas de la PARC, pero Jobs fue explícito en favorecer el Macintosh, o Mac, como se conoció la nueva computadora. Jobs mimó a sus ingenieros y se refirió a ellos como artistas, pero su estilo era intransigente; en un momento dado exigió el rediseño de un tablero de circuitos internos simplemente porque lo consideraba poco atractivo. Más tarde sería reconocido por su insistencia en que la Macintosh no sólo fuera grande, sino «insanamente grande». En enero de 1984, el propio Jobs presentó la Macintosh en una demostración brillantemente coreografiada que fue la pieza central de una extraordinaria campaña publicitaria. Más tarde sería señalado como el arquetipo de «marketing de eventos».

Sin embargo, las primeras Macs tenían poca potencia y eran caras, y tenían pocas aplicaciones de software, lo que resultó en ventas decepcionantes. Apple mejoró constantemente la máquina, de modo que con el tiempo se convirtió en el alma de la empresa, así como en el modelo para todas las interfaces informáticas posteriores. Pero el aparente fracaso de Jobs para corregir el problema rápidamente llevó a tensiones en la empresa, y en 1985 Sculley convenció a la junta de directores de Apple para eliminar al famoso cofundador de la empresa.

NeXT y Pixar

Jobs rápidamente creó otra empresa, NeXT Inc., diseñando poderosas estaciones de trabajo para el mercado de la educación. Sus socios fundadores incluyeron al empresario tejano Ross Perot y a Canon Inc., una compañía japonesa de electrónica. Aunque la computadora NeXT era notable por su diseño de ingeniería, fue eclipsada por computadoras menos costosas de competidores como Sun Microsystems, Inc. A principios de los 90, Jobs centró la compañía en su innovador sistema de software, NEXTSTEP.

Mientras tanto, en 1986 Jobs adquirió una participación mayoritaria en Pixar, una empresa de gráficos por ordenador que había sido fundada como una división de Lucasfilm Ltd., la compañía de producción del director de cine de Hollywood George Lucas. En la década siguiente Jobs convirtió a Pixar en un importante estudio de animación que, entre otros logros, produjo el primer largometraje completamente animado por computadora, Toy Story, en 1995. La oferta pública de acciones de Pixar ese año hizo a Jobs, por primera vez, un multimillonario. Finalmente vendió el estudio a la Disney Company en 2006.

Salvando a Apple, otro hito en la historia de Steve Jobs

A finales de 1996 Apple, cargada con enormes pérdidas financieras y al borde del colapso, contrató a un nuevo director general, el ejecutivo de semiconductores Gilbert Amelio. Cuando Amelio se enteró de que la compañía, después de intensos y prolongados esfuerzos de investigación, había fracasado en el desarrollo de un reemplazo aceptable para el viejo sistema operativo (OS) de la Macintosh, eligió NEXTSTEP, comprando la compañía de Jobs por más de 400 millones de dólares y trayendo a Jobs de vuelta a Apple como consultor. Sin embargo, la junta directiva de Apple pronto se desencantó con la incapacidad de Amelio para dar un giro a las finanzas de la empresa y en junio de 1997 pidió al cofundador pródigo de Apple que dirigiera la empresa una vez más. Ejemplo, por lo tanto, de empresarios exitosos que renacieron de sus cenizas.

Jobs rápidamente forjó una alianza con el antiguo enemigo de Apple, la Corporación Microsoft, desechó los acuerdos de Amelio con el Mac y simplificó la línea de productos de la compañía. También diseñó una premiada campaña publicitaria que instaba a los clientes potenciales a «pensar diferente» y comprar Macintosh. Igual de importante es lo que no hizo: resistió la tentación de fabricar máquinas que funcionaran con el sistema operativo Windows de Microsoft; ni tampoco, como algunos insistieron, hizo que Apple se convirtiera en una empresa dedicada exclusivamente al software. Jobs creía que Apple, como el único gran fabricante de computadoras personales con su propio sistema operativo, estaba en una posición única para innovar.

La llegada al mercado del iMac

Innovar lo hizo, eso es absolutamente clave en la historia de Steve Jobs. En 1998, Jobs introdujo el iMac, una computadora de una sola pieza con forma de huevo que ofrecía un procesamiento de alta velocidad a un precio relativamente modesto e inició una tendencia de computadoras de alta moda. (Los modelos subsiguientes lucían cinco colores brillantes diferentes.) A finales de año, la iMac fue la computadora personal más vendida del país, y Jobs pudo anunciar beneficios consistentes para la compañía que una vez fue moribunda.

Al año siguiente, triunfó una vez más con el elegante iBook, un ordenador portátil construido pensando en los estudiantes, y el G4, un ordenador de sobremesa lo suficientemente potente como para que (así se jactaba Apple) no pudiera ser exportado bajo ciertas circunstancias porque calificaba como supercomputadora. Aunque Apple no recuperó el dominio de la industria que una vez tuvo, Steve Jobs había salvado su compañía, y en el proceso se restableció como un maestro de la comercialización de alta tecnología y visionario.

Reinventando la manzana, la gran historia de Steve Jobs

En 2001 Jobs comenzó a reinventar la Apple del siglo XXI. Porque la historia de Apple es imposible de estudiar sin Jobs. Ese fue el año en que Apple introdujo iTunes, un programa de computadora para reproducir música y para convertir la música al formato digital compacto MP3 comúnmente utilizado en las computadoras y otros dispositivos digitales. Más tarde ese mismo año, Apple comenzó a vender el iPod, un reproductor de MP3 portátil, que rápidamente se convirtió en el líder del mercado.

En 2003, Apple comenzó a vender por Internet copias descargables de las canciones de las principales compañías discográficas en formato MP3. Para 2006, se habían vendido más de mil millones de canciones y videos a través del iTunes Store de Apple. En reconocimiento al creciente cambio en el negocio de la compañía, Jobs cambió oficialmente el nombre de la empresa a Apple Inc. el 9 de enero de 2007.

En 2007 Jobs llevó a la empresa al negocio de las telecomunicaciones con la introducción del iPhone de pantalla táctil, un teléfono móvil con capacidad para reproducir MP3 y vídeos y para acceder a Internet. Más tarde ese mismo año, Apple introdujo el iPod Touch, un dispositivo portátil de MP3 y juegos que incluía Wi-Fi incorporado y una pantalla táctil similar a la del iPhone. Reforzado por el uso del iTunes Store para vender programas de Apple y de terceros, el iPhone y el iPod Touch pronto presumieron de tener más juegos que cualquier otro sistema de juego portátil.

Jobs anunció en 2008 que los futuros lanzamientos del iPhone y el iPod Touch ofrecerían una mejor funcionalidad de los juegos. En un desarrollo irónico, Apple, que no había apoyado a los desarrolladores de juegos en sus primeros años por temor a que sus computadoras no fueran tomadas en serio como máquinas de negocios, ahora reclamaba un mayor papel en el negocio de los juegos para acompañar su paso a las telecomunicaciones. Un paso más en la historia de Steve Jobs, un paso más en la estrategia de marketing de Apple.

Llegamos al final: sus problemas de salud

Recta final de la historia de Steve Jobs, de su vida. En 2003, a Jobs se le diagnosticó una forma rara de cáncer de páncreas. Aplazó la cirugía por unos nueve meses mientras intentaba enfoques de medicina alternativa. En 2004 se sometió a una cirugía reconstructiva mayor conocida como la operación de Whipple. Durante el procedimiento, se extirpó parte del páncreas, una porción del conducto biliar, la vesícula biliar y el duodeno, después de lo cual lo que quedaba del páncreas, del conducto biliar y del intestino se reconectó para dirigir las secreciones gastrointestinales de vuelta al estómago. Después de una corta recuperación, Jobs volvió a dirigir a Apple.

A lo largo de 2008 Jobs perdió mucho peso, lo que produjo una considerable especulación de que su cáncer había vuelto. (El promedio de supervivencia de los pacientes que se sometieron a las operaciones de Whipple fue de sólo el 20 por ciento a los cinco años). Tal vez más que las de cualquier otra gran corporación, las acciones del mercado de valores de Apple estaban ligadas a la salud de su CEO, lo que llevó a las demandas de los inversionistas para la divulgación completa de su salud – especialmente porque las primeras razones dadas para su pérdida de peso parecían insuficientes para explicar su apariencia enfermiza.

El 9 de enero de 2009, Jobs publicó una declaración de que estaba sufriendo un desequilibrio hormonal por el cual estaba siendo tratado y que continuaría con sus deberes corporativos. Sin embargo, menos de una semana después, anunció que tomaría una licencia inmediata hasta finales de junio para recuperar su salud. Habiéndose retirado, al menos temporalmente, de la estructura corporativa, Jobs reanudó su postura anterior de que su salud era un asunto privado y se negó a revelar más detalles.

En junio de 2009, el Wall Street Journal informó que Jobs había recibido un transplante de hígado en abril anterior. No se reveló si el cáncer de páncreas que había sido tratado previamente se había extendido a su hígado. La operación se realizó en Tennessee, donde el período de espera promedio para un trasplante de hígado fue de 48 días, en comparación con el promedio nacional de 306 días. Jobs volvió a trabajar el 29 de junio de 2009, cumpliendo su promesa de volver antes de finales de junio. Sin embargo, en enero de 2011, Jobs tomó otra licencia médica. En agosto renunció a su cargo de director general pero se convirtió en presidente. Murió dos meses después. Así concluye esta vida de subidas y bajadas, de éxitos y fracasos. La historia de Steve Jobs.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable David de Matías Batalla.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.