Design Thinking y Scrum

Design Thinking y Scrum: la unión que aumenta la productividad en las empresas

Compartir este contenido

En este contexto, la combinación de algunos enfoques innovadores, como Design Thinking y Scrum, uno de los marcos de Metodología Ágil, surge como una estrategia en proyectos empresariales para aumentar la productividad del equipo y realizar entregas valiosas centradas en el cliente final.

Este nuevo consumidor, estas metodologías ponen de manifiesto la importancia de la colaboración en el trabajo para que se produzca la innovación y obtener otras ventajas, como la reducción de riesgos. Para esto, se debe comprender los beneficios de cada una de estas herramientas, por separado, y cómo se pueden aplicar juntas en su negocio, de manera mucho más asertiva. De esta manera opinan nuestros compañer@s de Chiefmarketer.

Design Thinking y Scrum: los beneficios de Design Thinking

Design Thinking respeta y comprende las necesidades del usuario final. En esta metodología, la opinión del consumidor es esencial para resolver los riesgos en cualquier proyecto. Cuando el resultado se enfoca en la mente del cliente, respetando sus experiencias, deseos y desafíos, la asertividad aumenta y la brecha de error se vuelve mucho más pequeña.

Al involucrar a todas las partes interesadas, con sus diferentes conocimientos, en la creación y desarrollo de nuevos productos, servicios y procesos, la estrategia presupone una mayor tangibilización de ideas y conceptos. Ello guía a la empresa para que sea viable, tecnológica y económicamente, lo que puede ser interesante tanto para la empresa como para el usuario final. Entre las principales premisas de los proyectos orientados desde Design Thinking están:

– Elevar datos cualitativos sobre las necesidades del usuario

– Generar ideas significativas que guíen el proyecto

– Crear personalidad, a partir de los perfiles de comportamiento planteados, lo que garantiza una mayor aproximación del producto final con sus consumidores

– Gestionar y guiar el progreso del proyecto desde su concepción, en todas sus fases: inmersión, análisis, ideación y creación de prototipos

Utilice herramientas de apoyo (libros de sensibilización, canvas, sesiones generativas, talleres de creación conjunta y puesta en escena, lienzo, entre otros) para realizar e instigar el proceso de colaboración del equipo de trabajo en el desarrollo de soluciones.

Design Thinking y Scrum: aplicando Scrum en los negocios

Scrum ha transformado la forma de gestionar y desarrollar proyectos, ya que realiza entregas por etapas: esto garantiza un margen de error más estrecho. En Scrum, las actividades que se desarrollarán, los roles, sus prioridades y plazos se registran en la cartera de pedidos del producto y se relacionan con los sprints, que representan el período de tiempo durante el cual se desarrollará y entregará una tarea (historia de usuario). Este concepto de «divide y vencerás» funciona perfectamente, porque la herramienta está estructurada en etapas, que duran un promedio de 5 días.

En este período, el marco establece la importancia de la «mejora continua», identificando y buscando soluciones a los problemas a medida que surgen, permitiendo la reducción de riesgos y la reelaboración.

Design Thinking y Scrum

La unión entre Design Thinking y Scrum, que ya funcionan muy bien por separado, puede ser, en cuanto a tendencias, la mejor manera de gestionar proyectos de calidad, con foco en las necesidades del usuario. Las ideas producidas por el uso de Design Thinking en marketing digital ayudan en la mejor definición del alcance, es decir, el norte que se utilizará para desarrollar el proyecto. A partir de ahí, los personajes involucrados con Scrum complementan el trabajo a desarrollar, tomando como base varios ciclos, con cierres y entregas fragmentadas, y aseguran que el producto tenga valor desde el principio.

Al trabajar de manera coherente, Design Thinking y Scrum juntos aseguran flexibilidad, adaptabilidad, escalabilidad, calidad, productividad y comunicación mejorada. Esto facilita y potencia todos los proyectos.

Para poder obtener el máximo rendimiento de estas metodologías, será necesario tener en cuenta conocer bien las diferentes etapas de cada una de las herramientas, conceptos, características y el papel del equipo involucrado en el proyecto, garantizando una mayor transparencia en la entrega y reducir los riesgos.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable David de Matías Batalla.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.