David Antelo, Director de HUB Alcobendas

Entrevista a David Antelo Sánchez, Director de HUB Alcobendas: «Ese camino que estaba andando, simplemente no era para mí, no me hacía feliz, así que cambié de rumbo»

Compartir este contenido

Si nos fijamos en el concepto de emprendimiento desde los orígenes de la humanidad, nos daríamos cuenta de que siempre se ha hallado un vínculo a la posibilidad de hacer fortuna pudiendo desarrollar actividades de todo tipo. Justo aquí, donde la intuición deja paso a la posibilidad de sacar partido a las cosas, nos encontramos con perfiles curiosos por naturaleza, investigadores crónicos, apasionados por el saber y el conocimiento, los artistas, o simplemente personajes con mucha iniciativa que se arriesgan apostando fuerte por algo que tienen en la mente pero que aún no saben cómo hacerlas realidad.

Justamente las características mencionadas deberían de ser las que todo emprendedor vocacional debe de reunir para lograr su sueño; para montar y levantar su propio negocio/”imperio” hasta hacerlo posible. En este punto de partida, entonces, se llega a un momento en el que “despegar el vuelo” sería lo más fácil y cualquier clase de obstáculo puede que suponga un esfuerzo sobrehumano de superación si el emprendedor vocacional no se conoce bien a sí mismo.

En este sentido, es imprescindible afirmar que cuanto más natural sea el camino elegido, mayores serán las posibilidades de éxito, considerando que los procesos de desarrollo personal y profesional van de la mano y reducen las posibilidades de fracaso a la puesta en marcha de la iniciativa emprendedora. Al igual que en cualquier planificación estratégica, -una vez realizada una análisis personal y retrospectiva para conocerse mejor-, se pasaría a tratar de construir alrededor de la esencia del “yo emprendedor” ¿Cómo? Intentando que toda pieza encaje en plan profesional hasta hacer de una vocación una realidad y una feliz realización de los sueños que toman el camino hacia el natural proceso del éxito cierto.

Por eso, no se trata exclusivamente de encorsetar planes de estudio y metodologías didácticas, sino de poder implementar metodologías naturales que resalten las potencialidades de cada uno y que contribuyen a la autorrealización. Si te has dedicado toda tu vida a tu vocación natural, has explorado mundos diferentes, has compartido experiencias y has adquirido competencias profesionales y personales a la vez, podrás dejar paso a la creación de nuevas iniciativas brillantes y quedar satisfecho más aún orgulloso de lo recorrido y habiendo disfrutado del camino en lo bueno y en lo malo.

Es el caso de David Antelo Sánchez, Director de HUB Alcobendas, emprendedor por naturaleza, concienciado in toto de sí mismo, de sus experiencias personales y profesionales y de sus vocaciones.

Le dejamos la palabra para que nos cuente su excepcional y maravilloso camino que nos enseña que hay que disfrutar de las pequeñas cosas y que cada ser humano poseelos recursos necesarios como para seguir adelante y afrontar las situaciones que te pone la vida”.

«Cuanto más estudiaba sobre neuromarketing, más me fascinaba»

“Elije un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar ni un solo día”. Confucio nos deja como herencia su sabiduría infinita, sabiduría que has tenido la suerte de poder aplicar a lo largo de tu trayectoria profesional: de Télefonica a Innovaroma. ¿Cuál ha sido el paso que has dado? Coméntanos como nace la idea de Innovaroma y porque os atrajo justo el área de marketing olfativo.

Aunque en Innovaroma mi rol empezó siendo el de financiero, por el trabajo que desempeñaba en Telefónica S.A. por aquel entonces, rápido salió la faceta de marketiniano. Innovaroma surgió del trabajo fin de máster de un buen amigo aeronáutico, era una empresa de marketing de experiencias, en concreto Scent Marketing o marketing olfativo. Por aquel entonces prácticamente nadie lo estaba trabajando y me pareció una idea genial. Cuanto más estudiaba sobre el tema, sobre neuromarketing, la capacidad de evocar recuerdos y sentimientos que tienen los aromas, más me fascinaba.

Aunque la idea era muy potente, como luego se ha podido ver en multitud de tiendas como Stradivarius, Abercrombie, Scalpers, y un largo etcétera. Simplemente el momento no fue el más oportuno. Los cuatro socios teníamos nuestros trabajos que nos ocupaban todo el día y acababa de empezar la crisis económica de 2008, por lo que decidimos abandonar la empresa a los pocos años de nacer.

Nos comentas que has trabajado en Télefonica S.A. Sin duda, podemos considerarla como una época de gran importancia para tu vida profesional. En concreto, ¿Qué te llevas de esta experiencia pasada al presente?

Fue mi primer trabajo “de verdad”, como quien dice. Empezar a trabajar nada más salir de la carrera en el emblemático edificio de Telefónica de la Gran Vía de Madrid, en la planta 11, justo debajo del presidente de la compañía y con un equipo de finanzas que era de los mejores de España. Un auténtico sueño y gran oportunidad laboral.

Supongo que el mejor aprendizaje fue saber que mi vocación no era esa. Muchas veces, a la hora de escoger carrera u orientarse profesionalmente, uno se centra más en donde quiere llegar, que en el camino que tiene que recorrer; ese fue también mi error. Estudié economía para ser financiero y tener un puesto de trabajo reconocido social y económicamente. Pero ese camino que estaba andando, simplemente no era para mí, no me hacía feliz, así que cambié de rumbo.

«A los proveedores hay que integrarlos con el equipo, hacerlos participes de tu estrategia»

El año 2010 fue importante para ti, un año en el que finalmente pudiste embarcarte en un nuevo proyecto emprendedor de hostelería. Experimentaste a 360 grados el mundo del marketing digital y profundizaste tus conocimientos de negocio. Cuéntanos en detalle.

En este proyecto fue donde más he aprendido de marketing. Eran los inicios de las redes sociales como las conocemos ahora, Google empezaba a despegar en España, el SEM era residual y el email era el arma más efectiva.

Cada fin de semana organizaba algo que llamase la atención, que fuese nuevo y divertido, que me diese algo que comunicar, una excusa para hacer un mailing o publicar en Facebook. El SEO lo trabajábamos escribiendo en Blogger porque la web que teníamos estaba en flash.

La experiencia del cliente se cuidaba al detalle, pero también el trato con el proveedor. A los proveedores creo que hay que integrarlos con el equipo y hacerlos participes de tu estrategia. Concibo a los proveedores más como socios del proyecto, que como agentes externos a los que apretar en una negociación. Eso me ha ayudado a salvar los muebles en muchas ocasiones y es algo que aplico cada vez que emprendo un nuevo proyecto.

Una trayectoria profesional brillante, la tuya. No cabe duda. Pero, llegaste a un punto en el que necesitabas algo más. Algo que pudiese enriquecerte de otra forma. ¿Si te dijésemos “viaje a la India” que nos contestarías?

Ruido y caos jaja. También momento de tener experiencias únicas. Era la segunda vez que iba a la India, pero esta vez no iba de turista, iba a trabajar en algo que siempre me había apetecido. Estuve trabajando varios meses en una ONG que ayudaba a 5 mil mujeres en el sureste de la India, en Tamil Nadu. 

Fue una experiencia increíble. Tenía toda la libertad del mundo para desarrollar cualquier idea, desde desarrollar un sistema en Excel para controlar los microcréditos que gestionaba la ONG, hasta poner en marcha una unidad de negocio de producción de Espirulina, para el autoempleo de estas mujeres.

El entorno te ponía a prueba a diario, cualquier cosa que en España das por sentado, allí era un lujo, como el acceso al agua corriente, la electricidad, muchos servicios básicos… Una experiencia que me hizo abrir la mente, disfrutar de las cosas más pequeñas, y que se la recomiendo a todo el mundo.

«Enfrentarte a situaciones inesperadas hace conocerse más a uno mismo, da igual que sea en Madrid o en la India»

Un camino personal de esa entidad seguramente te cambia profundamente. ¿Quién es ahora David a nivel personal y profesional?

Aunque sigo sin parar quieto y me meto en todos los charcos que puedo, ahora supongo que los afronto de manera más consciente. Ese tipo de experiencias te dan la madurez de saber dónde estás, de relativizar muchas cosas y saber que las malas situaciones, en general, pasan. 

Enfrentarte a situaciones inesperadas hace conocerse más a uno mismo, da igual que sea en Madrid o en la India, aunque está claro que una experiencia así supone salirse totalmente de la zona de confort. Pero también supone ver que no pasa nada, que tienes los recursos necesarios como para seguir adelante y afrontar las situaciones que te pone la vida.

Con una fuerza diferente y siguiendo adelante gracias a la energía que te distingue, a la vuelta de tu viaje a la India, optaste por un nuevo reto: la fundación de ETNYKA LABS S.L., una agencia de marketing online de la que, a día de hoy, sigues siendo socio fundador. Cuéntanos en detalle. 

En la recta final de mi viaje por la India y Nepal, decidí empezar a formarme en marketing digital y desarrollar mi carrera de manera más seria en esta área. Por aquella época, un buen amigo de la infancia estaba desarrollando una idea de negocio de marketing online, juntamos a su hermano y otro buen amigo del colegio y sacamos adelante el proyecto.

Con el paso del tiempo, el mercado del marketing digital se ha ido atomizando, se ha convertido en un “mercado sangriento”, por las pocas barreras de entrada que tiene. Nosotros poco a poco hemos ido evolucionando la empresa hacia algo con lo que nos sentimos más cómodos, más relacionado con la innovación y la mejora de procesos, como es el desarrollo de software, y más relacionado con personas, como es la transformación digital.

Aterrizamos entonces en lo contemporáneo: Alcobendas Hub. Un proyecto de promoción y atracción de inversiones. “Elegir” y “Acertar”, empezamos por aquí… Cuéntanos.

Una nueva aventura, sin duda. Pero también donde más me puedo sentir realizado ahora mismo. Conjuga las variables precisas para ello, ya que tengo libertad y confianza para crear y desarrollar ideas, tiene unas áreas de contenido que me encantan: negocio, economía, marketing y comunicación, me permite sentirme útil ayudando a generar empleo y desarrollar económicamente mi ciudad.

Además, la ciudad tiene un potencial enorme y el ecosistema es muy agradecido. Ahora mismo, estamos desarrollando un eje de innovación para la ciudad como polo de atracción de empresas y posicionando la marca ciudad en el mundo de las Startups, y es un reto apasionante.  También estoy encontrando mucho talento y ganas de hacer bien las cosas, tanto en la Dirección de desarrollo económico de la ciudad, como en la asociación de empresarios de la ciudad, como en mi equipo.

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados

Ver más

  • Responsable: Jesús de Matías Batalla.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.